La-protección-social-de-los-autónomos-en-España-Blog-Wisar

La protección social de los autónomos en España

Marta Vázquez    (Posted: noviembre 26, 2019)
Reading Time: 6 minutes

La Seguridad Social es el principal sistema de protección social en nuestro país. Su función es garantizar unas prestaciones sociales concretas e individualizadas para hacer frente a determinadas contingencias que pueden surgir y afectar a la vida de una persona.

La regulación de la Seguridad Social distingue, entre otros aspectos, el tipo de trabajo que realiza la persona, por lo que existen diferencias entre los beneficios sociales que pueden percibir los profesionales trabajadores por cuenta propia (autónomos) o por cuenta ajena.

Estos beneficios sociales garantizan la protección y seguridad de los profesionales y están estipulados en el Régimen General de la Seguridad Social para los profesionales que trabajan por cuenta ajena y en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) para los trabajadores por cuenta propia o autónomos.

Los principales beneficios sociales en España hacen referencia a la incapacidad temporal por enfermedad, baja por maternidad o paternidad, desempleo o jubilación.

La base de cotización, clave de los beneficios sociales de los autónomos en España

Los principales beneficios sociales que un profesional puede percibir se traducen en cuantías económicas que se perciben en caso de incapacidad temporal, baja por maternidad o jubilación, entre otros casos. Estas cuantías dependen directamente de la base que un trabajador autónomo cotice en el momento de solicitarlas o el periodo anterior. Esta base, en general, oscila entre los 944,40€ a los 4070,10€ al mes.

A mayor base de cotización, mayor cuota de autónomos (pago mensual)  pero también mayores cuantías en caso de solicitar algún beneficio social. 

Un ejemplo práctico: Profesional autónoma de 40 años

Por ejemplo, en el caso de una profesional autónoma de 40 años que cotiza la base mínima (944,40€), lleva más de 2 años cotizando como tal y no posee ninguna discapacidad, su cuota mensual sería de 283,32€. En cambio, si la misma profesional aumentara su base de cotización a 1.600€, su cuota mensual de autónomos ascendería a 480€ mensuales*.

*Cuotas calculadas en base a la Calculadora de autónomos de Egarsat, mutua colaboradora con la Seguridad Social.

A pesar de que aumentar la base de cotización permite acceder a mayores cuantías en beneficios sociales, la realidad en España es que el 86% de los autónomos registrados en nuestro país cotiza por la base mínima de 944,40€ independientemente de los ingresos que perciba. Pero ¿por qué?

Cuál es la cotización de la mayoría de autónomos en nuestro país y por qué

El profesional autónomo cotiza por la base mínima, aún sabiendo que los beneficios sociales serán menores, porque considera que la cobertura que les aporta la Seguridad Social es peor que la que consiguen a través de seguros privados.

El estudio El trabajador autónomo ante la previsión social realizado por la Asociación ATA y la Fundación MAPFRE recoge que, del total de profesionales autónomos que cotizan por la base mínima, un tercio declara hacerlo por falta de ingresos mientras que otro tercio estaría dispuesto a aumentar su base de cotización si las prestaciones sociales ofrecidas fueran mejores. Un 13% no cambiaría su base de cotización porque directamente prefiere destinar su dinero a seguros privados que ofrecen mayor seguridad y protección.

Además, el 41,2% de los profesionales autónomos tiene contratado un plan de pensiones y un 28,3% la asistencia sanitaria privada. Definitivamente, el profesional autónomo confía más en la contratación de seguros privados que en la Seguridad Social.

Los principales beneficios sociales de los autónomos en España

Los principales beneficios sociales de los autónomos en España son:

  • Incapacidad temporal
  • Baja por maternidad o paternidad
  • Desempleo
  • Jubilación

Un ejemplo de beneficio social: La baja por maternidad de los autónomos en España

Continuando con el ejemplo de la profesional autónoma de 40 años que lleva más de 2 años cotizando como tal y no posee ninguna discapacidad, la cuantía a percibir durante la baja por maternidad variaría según la base de cotización de los 6 meses anteriores a su solicitud.

Si durante esos 6 meses cotiza por la base mínima de 944,40€, pagaría una cuota mensual de autónomo de 283,32€ y la cuantía a percibir durante la baja maternal sería la de su base de cotización: 940,44€ al mes. 

Por otro lado, si durante los 6 meses anteriores a solicitar la baja maternal su base de cotización fuera de 1.600€ con una cuota mensual de autónomos de 480€, la cuantía mensual a percibir durante la baja maternal sería de los 1.600€ cotizados al mes. 

Gracias a las novedades aplicadas recientemente, en cualquier caso, no habrá que pagar la cuota de autónomos a partir del segundo mes de baja y hasta el alta. Anteriormente, el profesional autónomo debía pagar la totalidad de las cuotas mensuales de autónomos durante la baja.

Comparativa de baja maternal o paternal: trabajador por cuenta propia o por cuenta ajena

En el caso que esta profesional fuera una trabajadora por cuenta ajena (contratadas por una empresa) la gran diferencia es que siempre cotizaría en relación a sus ingresos.  Si percibiera un salario neto mensual de 1.660€ distribuido en 12 pagas, pagaría mensualmente a la Seguridad Social 132€ y su base de cotización sería de 2083€, al igual que la cuantía mensual a percibir durante la baja de maternidad.

Otra de las grandes diferencias es que gran parte de la cuota a la Seguridad Social la asume la empresa empleadora. En términos generales, la cuota a pagar por contingencias comunes es de un 28%, de la que la empresa paga un 23,6% y el trabajador un 4,7%. En el ejemplo anterior, la empresa abonaría a la Seguridad Social una cuota mensual de 658€ además de los 132€ que paga la trabajadora.

El coste de la baja de maternidad y paternidad para la Seguridad Social

A nivel global, cabe destacar que durante 2018 la Seguridad Social destinó 1.942,97 millones de euros para abonar las nóminas de todos los trabajadores por cuenta ajena (madres y padres) en baja de maternidad o paternidad. En cambio, solo destinó 147,45 millones de euros a abonar las ‘nóminas’ de las madres y padres autónomos. 

Esta diferencia podría responder a que hay un mayor número de trabajadores por cuenta ajena pero la proporción no es equitativa. Mientras los autónomos representan un 14% de la fuerza laboral en nuestro país, el importe que se destinó a abonar su protección social en 2018 supone un 7,6%.

Novedades en la protección social de los autónomos en España

A principios de este año 2019, entró en vigor el nuevo sistema de cotización para autónomos que prometía situar a España a la cabeza de la protección social de los autónomos en la Unión Europea. Algunos de las novedades que el nuevo sistema incluye son:

  • Es obligatoria la cobertura de todas las contingencias, tantos las comunes (enfermedad común y accidente no laboral) y profesionales (accidente de trabajo y enfermedad provisional). 
  • El autónomo puede bonificar (es decir, no pagar) el 100% de la cuota de autónomos desde el segundo mes de baja por enfermedad o incapacidad temporal hasta el momento del alta.
  • Tienen derecho a formación continua y reciclaje profesional.

Estas novedades en protección social han ido acompañadas de un aumento de un 1,25% de la cuota de cotización mínima de autónomos que pasa de 278,8€ mensuales a 283,3 €. 

El futuro del sistema de protección social en España

Según las estadísticas del mercado laboral en Estados Unidos, un 35% de su fuerza laboral ya son autónomos y de ellos el 53% son jóvenes. Las plataformas digitales han sido claves para potenciar este tipo de trabajo y cifras como estas no tardarán en hacerse realidad en España donde ya contamos con un 14% de profesionales autónomos.

Albert Cañigueral, destacaba en una reciente entrevista, que “seguimos con un esquema social antiguo y un sistema de protección social diseñado para algo que está decayendo”. El connector de OuiShare España & LATAM y experto sobre el Futuro del Trabajo resalta la necesidad de crear un sistema de protección social para los trabajadores autónomos ya que es la realidad laboral de cada vez más personas en nuestro país.

Un colectivo que, con la protección social actual, se siente indefenso y descontento como recoge el estudio El trabajador autónomo ante la previsión social. De hecho, 6 de cada diez autónomos (el 59,8%) suspende a la Seguridad Social. Y un 62% considera que el sistema español está por debajo o muy por debajo del resto de países europeos. La constante inestabilidad legislativa no ayuda.

Retos de futuro

Algunos de los retos a los que se enfrenta este nuevo sistema de protección social son:

  • equiparar los beneficios entre asalariados y autónomos,
  • ofrecer una cobertura pública y obligatoria para profesionales autónomos competente con los seguros privados que incentivara el aumento de la base de cotización,
  • además de informar y empoderar a este colectivo para generar mayor conciencia de sus derechos y deberes en cuanto a prestaciones sociales se refiere.

¿Qué otros retos propondrías tú?