Gig economy

La Gig Economy: más allá de un modelo de repartidores y taxistas

Marta Vázquez    (Posted: septiembre 17, 2019)
Reading Time: 5 minutes

¿Qué es la gig economy

El término ‘gig’ proviene del lenguaje musical y se refiere a los ‘bolos’,  actuaciones eventuales que realizan los grupos musicales en salas de concierto. Si lo aplicamos al ámbito laboral, un ‘gig’ equivaldría a trabajar por proyectos en trabajos esporádicos con una duración concreta.

“Un ‘gig worker’ es cualquiera que no es un trabajador a tiempo completo en un trabajo a jornada completa.” – Diane Mulcahy, autora de The Gig Economy

La gig economy nació en Estados Unidos con la llegada de la crisis económica hace unos diez años. El mercado laboral cambió y surgieron maneras alternativas a la contratación tradicional. Este modelo consiste en aceptar encargos de una duración concreta y sin exclusividad con una sola empresa. 

Las empresas que basan su modelo en la gig economy han crecido exponencialmente según este estudio sobre gig economy de McKinsey & Company. De hecho, más de 162 millones de personas en Europa y EE.UU ya trabajan de forma independiente. Solo en EE.UU, se prevé que la mayoría de  la población activa trabaje de forma independiente en el 2027 según estudios de la plataforma de freelances Upwork.

“La gig economy es empoderamiento. Este nuevo paradigma empresarial permite a las personas configurar mejor su propio destino y aprovechar sus habilidades y virtudes para su beneficio.”  – John McAfee, fundador de McAfee.

En el imaginario colectivo se ha creado una relación incorrecta entre la gig economy y los trabajos por servicios con un salario mínimo bajo o condiciones laborales precarias bajo el paraguas de “falsos autónomos”. A pesar de eso, esta economía va mucho más allá. Es un movimiento global que, si se utiliza de forma correcta, ofrece una nueva manera de conciliar la vida personal con la profesional. Esto hará que ciertas profesiones, sobre todo las digitales, gocen de una mayor flexibilidad.

Características de la gig economy

El modelo de gig economy representa, para muchos trabajadores, ganar en flexibilidad laboral y lograr una mayor conciliación entre vida personal y laboral

1. Donde quieras, cuando quieras

El trabajo, cada vez más, tiende a deslocalizarse y ahora es posible colaborar con empresas alrededor del mundo desde cualquier lugar. Es posible encontrar trabajo por proyectos de distintas maneras. Una de las más populares es gracias a plataformas online, que permiten encontrar proyectos interesantes y la posibilidad de realizarlos de forma remota, sin necesidad de estar presente en una oficina. Otras herramientas de gestión como Slack, Zoom o Dropbox ayudan a que la comunicación entre clientes y trabajadores sea más fluida, lo que facilita el trabajo flexible. 

2. Transparencia gracias al blockchain

La tecnología de blockchain, cada vez más, va a ir cogiendo importancia para los gig workers en el futuro. Los sistemas de blockchain ofrecen la posibilidad a cada trabajador de hacerse freelance de forma más segura. 

Esta tecnología permite tanto al trabajador como a la empresa ver qué trabajo ha sido hecho por quién y cuándo se ha realizado. Esto ayuda a los trabajadores independientes a verificar sus habilidades y a las empresas a encontrar los mejores profesionales para cada proyecto

Además, la tecnología de blockchain permite a empresas y freelances que haya más transparencia a la hora de trabajar. En la actualidad, los freelances tienen el riesgo de que les paguen tarde o no les paguen. Con blockchain esto no será posible ya que los pagos se harán de forma automática en función del contrato pactado. 
Plataformas de búsqueda de empleo freelance como Coinlancer o Ethlance han incorporado ya esta tecnología para añadir transparencia a las transacciones económicas que se realizan entre cliente y trabajador. De esta manera, se pueden eliminar a usuarios fraudulentos del mercado, garantizar pagos y asegurar la transparencia en las operaciones.

3. Las grandes empresas están usando más freelances

Cada vez, hay más empresas que utilizan el sistema de gig economy y a los trabajadores flexibles para sus proyectos. Les ayuda a controlar gastos y a cubrir picos de trabajo con una ayuda extra. Este hecho, hace que se cree más trabajo del que había antes. 

“Quería presentar un plan para las personas que quieren hacer la transición a trabajar de forma independiente y empoderar a los empleadores que quieren adoptar esta tendencia. Esta es una forma viable y sostenible de trabajar, y no va a desaparecer.» – Diane Mulcahy, autora de The Gig Economy

4. Gig economy, flexibilidad laboral y otras ventajas

¿Por qué la gig economy ayuda mejorar la flexibilidad laboral?

  • Es posible elegir qué tipo de trabajo o proyecto realizar y gestionarlo tú mismo/a.  Es posible trabajar cómo y dónde quieras. 
  • Es perfecta para profesionales que quieren sacar la máxima ventaja de sus habilidades en diferentes proyectos.
  • En la gig economy las personas tienen el control completo de cómo utilizan sus conocimientos y habilidades. En muchas ocasiones, esto permite a los profesionales aumentar su sueldo.
  • Por el contrario a la economía tradicional, el gig work se focaliza en los resultados, no en los procesos. Los trabajadores son posicionados según sus habilidades y la capacidad de entrega de los proyectos. 
  • Hay menos separación en relación con lo que haces y cómo eres como persona. La resiliencia, la creatividad y la intuición están muy valoradas
  • El gig work tiene potencial para ser personal y profesionalmente importante ya que cada uno crea su propia marca personal. 
  • La gig economy evita el presencialismo y las crisis de productividad ya que hace que cada persona se haga cargo de su propio trabajo y trayectoria profesional. La responsabilidad recae en cada uno.
  • Trabajar de forma independiente disminuye el estrés ya que no hay que implicarse al 100% con culturas de empresa con las que no se esté de acuerdo.
  • El horario es flexible y es posible tomar decisiones propias en función de tu trabajo, personalidad y necesidades.
  • El talento millenial, es adepto de la gig economy. Aunque este tipo de trabajo está abierto a todas las generaciones. 

 Retos de la gig economy

La gig economy seguirá creciendo con el tiempo. Hay muchos beneficios en ella pero siempre es posible mejorarla. Hay varios retos a los que se enfrenta este tipo de economía:

  • Será necesario por parte de trabajadores y empresas cambiar de mentalidad y adaptarse a los nuevos tiempos. 
  • La flexibilidad requiere cierta disciplina y nuevas maneras de trabajar por parte de todos. 
  • Será preciso aprender a vender las propias habilidades y proyectos y a gestionarse bien el tiempo.
  • Las empresas deben establecer precios justos para cada proyecto, aunque también hay “trabajos estables” mal pagados, con lo que este  es un reto sobre legislación laboral en general para empresas y trabajadores. 
  • Crear legislaciones específicas y planes de jubilación especiales par gig workers es una necesidad.
  • Crear protocolos en las empresas para ayudar a formar a estos trabajadores también es una parte importante del proceso. 

El futuro laboral

Las tendencias económicas y el cambio de mentalidad están cambiando el tipo de trabajo. Poder trabajar de  manera flexible es, cada vez más, una parte imprescindible del día a día. El trabajo tradicional está cambiando para dar paso a nuevas culturas de empresa y formas de trabajar más flexible y adaptada a la conciliación laboral. El sistema antiguo en el que se controla al trabajador en tiempo y espacio está llegando a su fin y se establecerán nuevas rutinas de trabajo por objetivos.

¿Te interesaría trabajar por proyectos y contar con un trabajo flexible con el que poder organizarte a tu manera? Contacta con nosotros, te pondremos en contacto con empresas que trabajan con gig economy y por proyectos. 

Si tienes una empresa y buscas trabajadores competentes, motivados y flexibles, te ayudamos a encontrarlos.